CONSTRUCCIONES ILUSORIAS

Francesca Bellini - El Nuevo Siglo

2006

 

 

Durante milenios los seres humanos han construido templos, torres y todo tipo de estructuras que ascienden al cielo como metáfora de conocimiento y poder. La aspiración de llegar a Dios, acompañada con la metáfora de la verticalidad, han inspirado cantidades de mitos en torno a monumentales estructuras que se alzan con el esfuerzo humano sustentado en su ambición que siempre es castigada por las divinidades según esos mitos. Irónicamente los proyectos de los hombres que se disponen alcanzar el poder material e inmaterial, humano y divino, terrestre y celestial es vencido por acción de la naturaleza o sometido a ruinas por el paso del tiempo.

 

Francesca Bellini: ¿Hay una correspondencia entre la ambición y el ascenso en Construcciones Ilusorias?

 

Jaime Franco: Los temas que están aquí planteados tienen que ver con eso. La Torre de Babel es una construcción para llegar al cielo y alcanzar a Dios. Finalmente se destruye según el mito bíblico por voluntad de él debido a la ambición desmesurada de los hombres. La equivalencia en el mito griego sería ICARO, el hombre que se pone alas para llegar al sol. Los hombres construyendo la torre de  Babel quieren llegar al cielo y en el camino Dios los condena a  no entenderse y ese el origen bíblico de las lenguas.

 

F. B.:¿Cómo se vuelve la Torre de Babel parte de Construcciones ilusorias?

 

J.F: Sobre la Torre de Babel hay dos representaciones de Brueghel que son una invención porque lo que se cree que existió como tal se parecería  más a un zigurat  y se supone que existen sus ruinas en Irak. En otros mitos esta descrita con mayor precisión. A nivel de lo que eran las imágenes que describe Peter Brueghel son una invención basada en uno de estos mitos. Aquí esta más en términos de su estructura. Yo lo tomo y lo convierto en una estructura virtual que puedo ver desde todos los ángulos. Genero unas imágenes que mando a plottear y de eso saco la información para hacer la pintura.

 

F. B.: ¿Considera preciso que se siga definiendo su trabajo como abstracción?

 

J. F.: Continúo siendo un artista abstracto aunque hay elementos nuevos que han causado sorpresa en cierto público. Lo que está aquí existe de manera abstracta, como lo ven los arquitectos, porque ellos se imaginan los espacios desde un punto donde nunca se ven, el plano, la fachada, etc. El arquitecto piensa en una planta y comienza a hacer relaciones; otra persona no ve esa planta. En una Iglesia o Templo hay una relación  de cómo entran las personas en el espacio, que sienten y como se sobrecogen; todo tiene que ver con ese diseño.

 

F. B.: Algunos temas de la exposición tienen como punto de partida la obra de Brueghel, Ucello y Piranessi. ¿Quién es este último como referencia para la exposición?

 

J. F.: Piranesi era un grabador. Durante todo el siglo XVIII retrató la arquitectura romana clásica como el acueducto y el coliseo porque era un ilustrador del clacisismo romano sobre todo; su labor era como la de un fotógrafo. Esas láminas se esparcieron por toda Europa. Piranessi toda la vida retrató arquitecturas reales pero en un momento de su vida inventó unas cárceles a partir de todo su conocimiento sobre arquitectura. A mediados del siglo XVIII crea 16 grabados que llamó Carceri d'Invenzione. Yo he partido de uno solo para hacer esta serie.

 

F. B.: ¿Hay alguna relación entre el Pop y la serie de las Cárceles de la Invención?

 

J. F.: Existe en la medida en  que esta serie esta hecha con tintas de impresión y acrílicos que es el mismo procedimiento de todas las pinturas de Andy Warhol. Tienen ese lado plano pero al tiempo está subvertida la frialdad que produce lo plano porque están sobrepuestos y a veces parcialmente borrados en la medida que la impresión no es perfecta. Indudablemente tienen algo que ver con el  Pop sobre todo por la fortaleza de ciertas tintas como el azul o el verde limón.

>

<

.