UN PAR DE BATALLAS

Fernando Gómez - Revista Semana

2001

 

 

Franco repite la historia. La batalla más constante en la historia del arte, siglo, tras siglo, es la de los aristas contra sus materiales, contra las limitaciones de tal o cual técnica. Giotto batalló contra el fresco hasta convertirse en el primer gran artista que dominó la técnica. Miguel Angel lo hizo con el mármol y Rodin con el bronce. Jaime Franco pelea con la pintura, contra los óleos, contra los lienzos, contra sus pinceles. Su batalla es evidente. Y heroica. Hace poco dijo que no le interesaba tener un fondo narrativo en su obra. ¿Su búsqueda? La pintura por la pintura. La exposición de sus últimos trabajos en la galería El Museo es una prueba del dominio sobre sus palabras.

   

Sus lienzos son pintura pura. Y eso es lo que transmiten. Además del manejo del color, del control de la superficie, de la armonía de su composiciones y de todo lo que se puede decir de sus cuadros como obras de arte, lo que más llama la atención es el rastro de la mano del artista. En cada cuadro queda en evidencia el millón de pinceladas que tiene cada uno. Franco pinta como poseso. La base visual de cada cuadro, salvo dos excepciones que tienen un par de curvas, es la suma de líneas horizontales y de líneas verticales.

    

Así de simple. Franco traza miles de líneas horizontales amarillas de punta a punta del lienzo, luego otras tantas verticales. Luego, cuando el fondo del cuadro es decididamente amarillo, repasa un par de zonas con negro, tal vez con un azul aguamarina en el centro o sacando líneas desde los mismísimos bordes. Lo hace con un rojo que parece sacado de un cuadro de Tamayo o vuelve al amarillo. Esas zonas se convierten en signos o en fisuras dentro del cuadro.

    

La batalla del pintor con su obra se vuelve apasionante. La superficie de sus cuadros es como un papel muy fino lleno de trazos de crayola. Lleno de unas cicatrices que dejan en evidencia una pelea excepcional, la misma evidencia que se halla en las soldaduras de las esculturas de hierro de Julio González.

>

<

.